DISCRECIONALIDAD VS. ARBITRARIEDAD EN LA ACTUACIÓN ADMINISTRATIVA

DISCRECIONALIDAD VS. ARBITRARIEDAD EN LA ACTUACIÓN ADMINISTRATIVA

14-04-2016

Mucho se ha escrito sobre los límites existentes entre la permitida discrecionalidad de la Administración y la prohibida arbitrariedad. Mientras que la primera es la facultad de la Administración de actuar libremente cuando la ley se lo permite, por no estar su actuación reglada y existir un margen de movimiento, la segunda es definida como el “acto o proceder contrario a la justicia, la razón o las leyes, dictado sólo por la voluntad o el capricho”. 

Es decir que, si bien es cierto que la Administración tiene posibilidad de decidir unas cosas u otras, siempre debe exponer su razonamiento y señalar los motivos que le llevan a actuar de un modo y no de otro. Resaltar en este sentido el pronunciamiento del Tribunal Constitucional, el cual precisó el sentido actual de arbitrariedad en los siguientes términos: «la arbitrariedad implica la carencia de fundamento alguno de razón o de experiencia, convirtiendo en caprichoso el comportamiento humano, cuyas pautas han de ser la racionalidad, la coherencia y la objetividad». (Sentencia 325/1994, de 12 de diciembre). 

Es interesante tener esto en cuenta ya que la línea entre un concepto y otro es muy fina. Hallándonos diariamente con actuaciones de las Administraciones ante las que debemos poder defendernos.

Victoria Viñamata

Equipo Jurídico Antonio Segura



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,

ACEPTAR
Aviso de cookies