EMPRENDEDORES: ACCESO DEL CIUDADANO EXTRANJERO A LA ACTIVIDAD EMPRESARIAL

EMPRENDEDORES: ACCESO DEL CIUDADANO EXTRANJERO A LA ACTIVIDAD EMPRESARIAL

 

19-09-2012

El protagonista de las siguientes consideraciones es el extranjero que pretende realizar una actividad lucrativa laboral o profesional por cuenta propia, bien en calidad de trabajador autónomo, bien como empresario empleador en nuestro país. A partir del actual marco constitucional se reconoce la libertad de empresa, garantizando los poderes públicos, su ejercicio y la defensa de acuerdo con las exigencias de la economía general, instaurándose dos regímenes en atención a nuestros compromisos internacionales. Por una parte, se ha reservado un amplio margen de discrecionalidad de la administración en lo que denominamos régimen general, en contraposición al régimen comunitario surgido a partir de nuestra incorporación a la Unión Europea, con los que no existen otras limitaciones que las previstas para los nacionales a la hora de iniciar sus actividades por cuenta propia. Estas causas, entendemos, explican el sucesivo descenso de las solicitudes de autorizaciones de trabajo por cuenta propia en nuestro país aunque la actual situación de crisis económica podría reactivarla como posible salida a la falta de empleo.

El desarrollo en España por parte de un extranjero de una actividad por cuenta propia está sometido a la obtención de una autorización administrativa, ya sea como empresario o como profesional. En ambos casos ha de acreditarse ante la administración, con carácter previo al inicio de la actividad, el cumplimiento de todos los requisitos que la legislación vigente exige a los nacionales para la apertura y funcionamiento de la actividad, así como los relativos a la suficiencia de la inversión y la potencial creación de empleo.

El ciudadano extranjero puede encontrarse en las siguientes situaciones:

a) no residente que pretende invertir en España con la única finalidad de obtener unos beneficios económicos, sin voluntad de conseguir una autorización de residencia. El trámite a seguir es la obtención de un NIE  de no residente que le permitirá realizar todas aquellas operaciones destinadas a la constitución o compra de sociedades, negocios, locales, etc. Este NIE lo podrá solicitar en las oficinas de extranjeros de las Delegaciones o Subdelegaciones de Gobierno. 

b) Extranjero no residente legal en España que pretenda venir a trabajar a España por cuenta propia con voluntad de permanencia. En ese caso debe presentar, personalmente, en modelo oficial, la solicitud de autorización de residencia y trabajo por cuenta propia ante la oficina consular española correspondiente en su lugar de residencia acompañando la documentación requerida al efecto. Esto es, cualificación del solicitante, acreditación de contar con inversión económica y proyecto de establecimiento.

Una vez presentada la solicitud, la autoridad competente, resolverá. El visado de residencia y trabajo por cuenta propia incorpora la autorización inicial de residencia y trabajo cuya vigencia será de un año y pudiéndose limitar a un ámbito geográfico y sector de actividad determinado. A partir de la entrada en España, el trabajador dispondrá de 3 meses para que se efectúe su afiliación y alta; y en el plazo de 1 mes desde que se haya dado de alta en Seguridad Social y deberá solicitar personalmente la Tarjeta de Identidad de Extranjero. Esta autorización podrá ser renovada por 2 años.

c) Trabajador extranjero con autorización de trabajo por cuenta ajena que quiera modificar su autorización a cuenta propia.

Se exigen los siguientes requisitos:

a) En relación a la residencia es necesario:

  • que el extranjero tenga una residencia en vigor renovada;
  • que carezca de antecedentes penales.

b) Sobre las condiciones laborales se exige:

  • cumplir los requisitos que la legislación vigente exige a los nacionales para la apertura y funcionamiento de la actividad;
  • poseer la cualificación profesional exigible o experiencia acreditada suficiente, así como la homologación de la titulación específica y certificado de colegiación en los casos exigibles;
  • acreditar que la inversión prevista para la implantación del proyecto sea suficiente y su incidencia en la creación de empleo, pudiendo aportar los medios económicos generados con la capitalización de la prestación por desempleo si ésta le correspondiera al trabajador;
  • la previsión de que el ejercicio de la actividad va a producir desde el primer año recursos económicos suficientes para la manutención y alojamiento del interesado.

Asimismo, hay que acreditar habitualidad en el desarrollo de la actividad laboral durante la duración de la vigencia de la autorización por un período igual al que correspondería si pretendiera su renovación.

Idéntica documentación deberá justificar el ciudadano extranjero en situación irregular que cumpla los requisitos para solicitar una autorización de residencia por causas excepcionales (arraigo) que pretenda acreditar sus medios de vida mediante una actividad por cuenta propia.

La legislación permite el ejercicio simultáneo de actividades lucrativas por cuenta propia y ajena, siempre que sean compatibles por razón del objeto, características, duración y jornada laboral. 

Si el trabajador pretende desarrollar actividades por cuenta propia dentro del mismo sector de actividad en varias comunidades autónomas, deberá solicitar las correspondientes autorizaciones por cuenta propia y cumplir los requisitos exigidos en todas ellas.

 

Javier Brustenga Martínez
Equipo Jurídico Antonio Segura Abogados

 



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,

ACEPTAR
Aviso de cookies