Artículos

6.3. NACIONALIDAD ESPAÑOLA POR RESIDENCIA

La forma más común de acceder a la nacionalidad española sin ser español de origen es la adquisición de la misma por la residencia legal en nuestro país. Como norma general, podemos decir que para acceder a esta vía será necesaria la acreditación de una residencia legal, continuada e inmediatamente anterior a la solicitud de la misma por un plazo de diez años. Dicho plazo podrá verse reducido según el caso:

-         Cinco años: refugiados.

-         Dos años: nacionales de países iberoamericanos, Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial, Portugal o sefarditas.

-         Un año: Se podrán beneficiar del plazo abreviado de un año, los ciudadanos que se encuentren en uno de estos casos.

a)    Haber nacido en España.

b)    El que no haya ejercitado oportunamente la facultad de optar.

c)     El que haya estado sujeto legalmente a la tutela, guarda o acogimiento de un ciudadano o institución españoles durante dos años consecutivos e incluso si continuara en esta situación en el momento de la solicitud.

d)    Matrimonio con ciudadano español.

e)     Viudo/a de ciudadano español, si a la muerte del cónyuge no existiera separación de hecho o de derecho.

f)      El nacido fuera de España de padre o madre, abuelo o abuela que originariamente hubieran sido españoles.

El procedimiento se iniciará mediante solicitud dirigida al Ministerio de Justicia y se presentará en el Registro Civil del lugar de residencia del solicitante, una vez se haya cumplido con los plazos requeridos para ello.

EXPERIENCIA PRÁCTICA: Actualmente y dado el volumen de solicitudes que se presentan a diario en los diferentes Registros, estos exigen la solicitud de cita previa. La misma puede demorarse años en determinadas localidades, por lo que la espera para poder adquirir la nacionalidad española puede convertirse en una odisea para muchos de los ciudadanos que pretenden adquirirla. La próxima reforma de la Ley del Registro Civil y los diferentes planes de intensificación que se pretenden llevar a cabo pueden ayudar a acabar con esta problemática. 

 

La presentación de la solicitud antes del cumplimiento del requisito de residencia legal dará lugar a la denegación de la misma.

La documentación, como norma general a adjuntar será la siguiente, siempre precisando que el encargado del Registro Civil puede solicitar documentación adicional si lo cree conveniente:

EXPERIENCIA PRÁCTICA: Existen Registros en los que efectivamente se solicita documentación adicional tales como empadronamiento histórico del solicitante exigiendo una residencia mínima en el municipio durante tres o seis meses, declaración de la renta, autorización del cónyuge para la presentación del expediente, etc. La casuística existente impide que podamos detallar todos y cada uno de los documentos, remitiéndonos al Registro concreto en el que se pretenda solicitar la nacionalidad para informarnos de la documentación solicitada.

-         Certificado literal de nacimiento debidamente legalizado y/o traducido.

-         Certificado de antecedentes penales del país de origen debidamente legalizados y/o traducidos según el caso.

-         Volante de empadronamiento

-         Medios de vida: La norma general será la aportación de un contrato de trabajo, nóminas e informe de vida laboral o si el mismo trabaja por cuenta propia, alta en la Seguridad Social y Declaración de la renta del último ejercicio fiscal. En otros casos, también se podrá aportar certificados conforme el solicitante es beneficiario de alguna prestación o subsidio.

EXPERIENCIA PRÁCTICA: Si el solicitante no dispusiera de medios económicos propios podrá aportar los de un familiar. Éste deberá personarse el día de la cita en el Registro Civil, firmando la correspondiente carta de responsabilidad económica.

-         Si existen hijos menores de edad, partida literal de nacimiento de éstos debidamente legalizada y/o traducida.

-         Partida literal de matrimonio debidamente legalizada y/o traducida. Si el estado civil del solicitante fuera divorciado se deberá aportar constancia del mismo.

-         Pasaporte en vigor

-         Tarjeta de Identidad de Extranjero

La Administración solicitará de oficio informes a la Dirección General de la Policía para comprobar la residencia legal del solicitante, así como la existencia de antecedentes penales y/o policiales.

EXPERIENCIA PRÁCTICA: Anteriormente era obligatorio la presentación de estos documentos: Certificado de Residencia Legal así como Certificado de Antecedentes Penales. Aunque si bien es cierto que la aportación de estos documentos agiliza y facilita el trabajo al solicitante, también lo es que en numerosas ocasiones un error de cálculo en cuanto a la residencia legal o la existencia de dichos antecedentes puede provocar una resolución denegatoria. Para evitar la misma, conviene no presentar la solicitud de nacionalidad española hasta que no se cumplan todos y cada uno de los requisitos previstos.

Una vez presentada la documentación en el Registro Civil y tras el informe del Ministerio Fiscal, el expediente será registrado en el Ministerio de Justicia y éste a través del Ministerio del Interior citará al interesado para realizar el correspondiente informe en la Comisaría Nacional de Policía de nuestro lugar de residencia. En este caso, nos volverán a requerir documentación que acredite la tenencia de medios económicos, la residencia legal en nuestro país, las no ausencias del territorio español, carencia de antecedentes penales y/o policiales, etc.

 EXPERIENCIA PRÁCTICA: Aunque a priori puede parecer que la documentación solicitada es igual o similar a la presentada en el Registro Civil, la entrevista en la Comisaría de Policía va encaminada a averiguar otras cuestiones, tales como las ausencias del territorio español (se deberá aportar copia del pasaporte completo y en vigor), mantenimiento de la residencia legal, etc. Si por alguna cuestión el solicitante hubiera caído en la irregularidad, además de poder iniciar contra él un expediente de expulsión del territorio español, la solicitud de nacionalidad española sería denegada posteriormente.

 Una vez evacuado dicho informe, y sin que podamos precisar un tiempo máximo de espera, el solicitante recibirá en su domicilio notificación del Registro Civil donde se le informará de la concesión o no de su nacionalidad española. En caso de recibir denegación de la misma, éste deberá interponer los correspondientes recursos contra la misma.

 En caso de concesión, el solicitante deberá formalizar la adquisición de la nacionalidad española (mediante juramento o promesa) en el plazo máximo de 180 días desde la notificación de la misma.