Artículos

5.3. MODIFICACIÓN DE LA AUTORIZACIÓN DE RESIDENCIA A RESIDENCIA Y TRABAJO.

A lo largo de esta Guía hemos visto diferentes situaciones en las que el extranjero puede disponer de una autorización de residencia sin que ésta le permitiera acceder al mercado laboral. En estos casos, y siempre y cuando haya transcurrido un año con autorización de residencia, y disponiendo de contrato de trabajo, puede modificar su autorización de residencia a una autorización de residencia y trabajo.

El sujeto legitimado para la presentación de la solicitud de modificación de autorización de residencia a residencia y trabajo será el empleador o representante legal de la empresa que ofrece el contrato de trabajo y lo podrá hacer personalmente en la Oficina de Extranjería del lugar donde se vayan a prestar los servicios. Si éstos se prestasen en Comunidades Autónomas que tengan asumidas tales competencias se deberá presentar en la Oficina de Trabajo. En este caso, y como hemos indicado en anteriores ocasiones, el procedimiento se desdobla, dado que la Comunidad Autónoma resolverá la parte de trabajo, dejando a la Administración General del Estado la parte de residencia, emitiendo conjuntamente una resolución única.

EXPERIENCIA PRÁCTICA: En el caso de Catalunya, la Oficina de Trabajo permite que la presentación de la solicitud se realice mediante representación simple.

La documentación exigida para tramitar dicha solicitud será la siguiente:

-         Pasaporte del extranjero a favor del cual se formula la solicitud.

-         Autorización de residencia. El extranjero ha debido permanecer en España durante un mínimo de un año en situación de residencia.

-         Contrato de trabajo suscrito entre empleador y trabajador. Dicho contrato debe contener unos requisitos mínimos, tales como duración anual, jornada, salario establecido en el Convenio, y debe contener una cláusula donde se especifique que la entrada en vigor del mismo estará condicionada a la obtención de la autorización de residencia y trabajo.  En este caso, no se tendrá en cuenta la Situación Nacional de Empleo.

- Medios económicos del empleador: Como ya hicimos en la autorización de residencia y trabajo inicial, deberemos diferenciar si el empleador es una empresa, un autónomo o particular (servicio doméstico).

* Empresa:

-         DNI representante legal de la empresa

-         CIF empresa

-         Escritura de poderes donde conste quién es el facultado para firmar contratos de trabajo, debidamente inscrito en el Registro Mercantil, de Fundaciones, etc. dependiendo de la naturaleza de la empresa.

* Persona física (autónomo):

-         DNI

-         Documentación acreditativa de disponer de medios económicos, materiales y personales para llevar a cabo su actividad laboral. A estos efectos, se deberá aportar alta del autónomo en la Seguridad Social, alta en Hacienda, TC2 para acreditar el número de trabajadores que dispone, etc.

-         Documentación acreditativa de disponer de medios económicos para satisfacer sus necesidades y la de los familiares que convivan con él, tomando como referencia, una vez más, el IPREM, establecido para el 2014 en 532.51 €/mensual si el empleador vive solo y del 200 % IPREM si son dos familiares (1065.02€/mensual), y añadimos el 50 % más a partir del tercer familiar (1331.27 €/mensual).  En este caso deberemos aportar declaración de la renta del último ejercicio fiscal así como volante de convivencia del empleador.

* Servicio doméstico:

 

-         DNI

-         Declaración de la renta del último ejercicio fiscal (se deberán cumplir las mismas condiciones que antes hemos descrito)

-         Volante de convivencia

Independientemente del tipo de empleador o actividad laboral que se vaya a realizar, la Administración comprobará de oficio que este se encuentre al corriente de sus obligaciones fiscales y que no existan deudas en materia de Seguridad Social.

-         Abono de tasas: En el momento de presentación de la solicitud de autorización de residencia y trabajo se deberá abonar la correspondiente tasa de trabajo y de residencia. Cabe señalar que la tasa de trabajo varía en función del salario a percibir por el trabajador.

El plazo para presentar la solicitud se podrá realizar durante los sesenta días naturales previos a la fecha de caducidad de la autorización de residencia que se pretende modificar e incluso hasta noventa días después de la caducidad de la misma.  

La Administración tendrá un plazo máximo para dictar resolución de tres meses, entendiendo desestimada la misma por silencio administrativo, si en dicho plazo no se ha dictado resolución alguna, y pudiendo interponer cuantos recursos correspondan.

En caso de emitir resolución favorable, ésta estará condicionada a la afiliación y alta del trabajador en la Seguridad Social en el plazo máximo de un mes. Una vez se cumpla este requisito, el extranjero se deberá personar en la Comisaría Nacional de Policía a los efectos de expedición de la Tarjeta de Identidad de Extranjeros. 

La autorización concedida, tendrá la consideración de autorización de residencia y trabajo cuenta ajena inicial pero su duración será de dos años.