Artículos

¿CÓMO ME DIVORCIO EN ESPAÑA? QUÉ HACER DESPUÉS.

Desde 2005 para divorciarse en España no es necesario que concurra ninguna circunstancia específica. La mera voluntad de extinguir el matrimonio de uno de los cónyuges será suficiente para que el Juez declare el matrimonio como extinguido por el divorcio.

También es de significar que una pareja puede divorciarse sin que antes hayan tenido que solicitar la declaración de separación judicial, a diferencia de lo que ocurre en otros países.

Para divorciarse en España, ya se sea un ciudadano español o un extranjero que se hallen fuera de nuestro país, será necesario el otorgamiento de un poder para pleitos. Éste deberá otorgarse ante un notario a favor de un abogado y  de un procurador (el cual necesitará de su oportuna legalización o apostilla y traducción, según el caso). O también puede otorgarse ante el Consulado de España en el país en que se resida para que ése pueda surtir efectos en el territorio nacional.

En caso de que el divorcio vaya a ser de mutuo acuerdo, habrá que otorgar un poder especial para pleitos en el que habrá que protocolizar (incluir) el convenio regulador firmado por los dos cónyuges y reflejando unas facultades específicas. En este supuesto lograremos realizar todo el procedimiento sin necesidad de que la persona residente en el extranjero tenga que venir a España.

Si nos hallamos ante un procedimiento contencioso, y desconocemos el paradero de la parte contraria, también podrá iniciarse el trámite con el poder. Tras hacer las averiguaciones judiciales oportunas del domicilio de la parte contraria, si ésta no fuese hallada, podrá realizarse el juicio con aquélla en rebeldía.

El procedimiento judicial de divorcio acabará con el Juez dictando una  sentencia de divorcio. Ésta, tras ser notificada, devendrá firme en el vigésimo día posterior, salvo en el supuesto de que se trate un divorcio de mutuo acuerdo de un matrimonio sin hijos, en cuyo caso la sentencia es firme desde el mismo momento en que se dicta.

Así, una vez tengamos la Sentencia (firme) de divorcio, habrá que inscribirla en el Registro Civil correspondiente, ya sea éste el Registro Civil Central porque el matrimonio se contrajo en el extranjero, ya sea en el de la población en que se celebró el matrimonio en España. Es decir, en ambos casos se procederá a realizar una anotación marginal en la hoja en que consta el matrimonio declarándolo disuelto.

Señalar que, tras el divorcio, las obligaciones entre los ex-cónyuges se hallan extinguidas, siempre y cuando no se haya declarado en la propia Sentencia de divorcio haber lugar a una pensión compensatoria o a una compensación económica por razón del trabajo de un ex-cónyuge a favor del otro, o si existen hijos en común, en cuyo caso el Juez habrá fijado un régimen de guarda y custodia y plan de parentalidad (en Cataluña) o un régimen de guarda y custodia (en el resto de España), en que las obligaciones persistentes entre los ex-cónyuges lo son en virtud de su paternidad, no de su condición de ex-marido y ex-mujer.

 

Por último, informar que, tras la declaración de la extinción del matrimonio por divorcio, los ex-cónyuges son libres de conducirse en su vida como más conveniente les parezca. Tanto si deciden contraer nuevas nupcias como si prefieren proceder a registrarse como pareja de hecho en aquellas comunidades autónomas en que dicha figura está reconocida y regulada podrán hacerlo, debiendo simplemente aportar una copia literal del matrimonio anterior, donde figure ya la anotación marginal de divorcio que mencionamos anteriormente.

Infórmate con uno de nuestros abogados.