Artículos

4.3.1. LA RENOVACIÓN DE LA RESIDENCIA DE LA AUTORIZACIÓN DE RESIDENCIA Y TRABAJO CUENTA AJENA.

Si en un primer momento hemos anunciado que la autorización de residencia y trabajo nace a partir de la obtención de un contrato de trabajo, no diremos nada nuevo si señalamos que la renovación de la misma se producirá siempre y cuando se mantengan las circunstancias que dieron lugar a la obtención de la autorización de residencia y trabajo que pretendemos renovar. Realmente este hecho, y debido a la situación económica actual, se da cada vez menos, por eso, analizaremos las diferentes circunstancias, en las que pese a no cumplirse esta situación, podremos igualmente renovar. En relación a ello, se podrán dar hasta seis situaciones diferentes:

1.- El solicitante ha trabajado como mínimo seis meses por año y se encuentre en situación de alta o asimilada al alta en el momento de la solicitud de la renovación. También se renovará si no se encuentra dado de alta en Seguridad Social, pero aporta contrato de trabajo condicionado a la obtención de la renovación de su autorización de residencia y trabajo.

2.- El solicitante ha trabajado como mínimo tres meses por año y dispone de contrato de trabajo, acreditando que:

- la relación laboral anterior se interrumpe por causas ajenas a su voluntad: despido, fin de contrato, etc. y

- ha buscado activamente empleo (certificado de la Oficina de Trabajo donde se acredite la inscripción como demandante de empleo).

3.- La finalización de la relación laboral se basa en que la solicitante ha sido víctima de violencia de género.

4.- Cuando el solicitante sea beneficiario de una prestación contributiva por desempleo o asistencial

5.- El solicitante ha cotizado un mínimo de nueve meses y acredita que la relación laboral se extinguió por causas ajenas a su voluntad. En  este caso, se renovará la autorización de residencia y trabajo sin necesidad de aportar contrato de trabajo en vigor.

6.- Igualmente se renovará la autorización de residencia y trabajo cuando el solicitante no disponga de contrato de trabajo, pero su cónyuge reúna los requisitos exigidos para la reagrupación familiar. En este punto, cabe señalar que, aunque veremos en las próximas entregas los requisitos para la reagrupación familiar, en líneas generales el cónyuge deberá contar con medios suficientes como para poder mantenerlo, entendiendo como tal el 150% del IPREM.

El plazo para presentar la renovación será de 60 días antes de la caducidad, y hasta 90 días después de la misma y se deberá presentar en la Oficina de Extranjeros donde éste tenga fijada su residencia habitual, ya sea personalmente o mediante representación simple. Transcurridos noventa días desde la caducidad de la autorización de residencia, esta no podrá ser renovada, dejando al titular de la misma en situación irregular.

 

La documentación que se deberá aportar para la renovación de la autorización de residencia y trabajo cuenta ajena será la siguiente:

- Pasaporte en vigor.

- Autorización de residencia y trabajo cuenta ajena.

- Acreditación de las circunstancias antes enumeradas.

- Si existen menores a cargo en edad de escolarización obligatoria, es decir entre los 6 y 16 años, se deberá aportar un informe emitido por las autoridades competentes conforme los menores se encuentran escolarizados.

- Tasas debidamente abonadas. En este caso se devengará una tasa de residencia y otra por trabajo.

                                      

El plazo para resolver dicha solicitud será, como ya habíamos anunciado anteriormente de tres meses, entendiendo que si dentro de este plazo la Administración no emitiera resolución alguna, esta se entenderá estimada por silencio administrativo. En la actualidad, la Administración resuelve en un plazo muy inferior a estos tres meses.

Al igual que en la renovación de la autorización de residencia no lucrativa, antes de emitir la correspondiente resolución, la Administración solicitará de oficio dos informes, uno dirigido a las autoridades policiales y otro dirigido a la Agencia Tributaria y a la Seguridad Social. En este punto, nos remitimos a lo dicho en la renovación de la autorización de residencia no lucrativa.

La autorización de residencia y trabajo renovada tendrá una duración de dos años, y no podrá contener limitación alguna ni geográfica ni sectorial, pudiendo trabajar en cualquier sector y a nivel nacional.

CASO PRÁCTICO.

En ocasiones nos encontramos con situaciones que no tienen cabida plena en algunos de los supuestos que hemos enumerado y que permitirían la renovación de la autorización de residencia y trabajo. Son muchos los extranjeros que efectivamente se encuentran trabajando pero dentro de lo que llamamos la económica sumergida, es decir, no cotizan a la Seguridad Social. A la hora de renovar, esto realmente es un problema. En estos casos, sería conveniente la aportación de un informe emitido por la Comunidad Autónoma donde se valore el esfuerzo de integración en la sociedad española. Este tipo de informe valora el esfuerzo del solicitante y la integración del mismo en nuestro país, conocimiento de la lengua, formación en materia de derechos humanos, tolerancia e igualdad entre hombres y mujeres, etc. En estos casos la aportación del citado informe ha ayudado a poder renovar la autorización de residencia y trabajo.

Puede ocurrir, que a la hora de solicitar dicho informe, nos pongan trabas si el solicitante no ha participado en cursos, no conoce el idioma, etc. En estos casos, si el informe es desfavorable, a pesar de no vincular a la Administración, es mejor no aportar el mismo, intentando aportar documentación que pueda justificar que el incumplimiento de los requisitos antes enunciados se debe a fuerza mayor, tales como hospitalización, cuidado de hijos menores, etc.