LA IMPUGNACIÓN DE LA PATERNIDAD. LA FILIACIÓN MATRIMONIAL

LA IMPUGNACIÓN DE LA PATERNIDAD. LA FILIACIÓN MATRIMONIAL

En los casos de impugnación de la paternidad, hay que diferenciar que la filiación objeto de la impugnación sea matrimonial o no.

Respecto a la filiación matrimonial, la ley establece que el marido podrá ejercitar la acción de impugnación en el plazo de un año a contar desde la inscripción de la filiación.

Ese plazo no empezará a contar mientras el marido desconozca el nacimiento o bien, a pesar de conocer el nacimiento, desconozca su falta de paternidad biológica.

En caso de fallecimiento del marido, el plazo de un año se contará desde que tenga conocimiento de ello el heredero.

El hijo, puede impugnar la paternidad matrimonial durante el año siguiente a su inscripción.

Si el hijo es menor o tuviere la capacidad modificada judicialmente, el cómputo del plazo se iniciará cuando alcance la mayoría de edad o recobre la capacidad suficiente o bien podrá ejercitarla la madre, su representante legal o el Ministerio Fiscal en interés del hijo menor de edad.

Marta Segura
Equipo Jurídico Antonio Segura Abogados


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,

ACEPTAR
Aviso de cookies