EL CONTRATO INDEFINIDO DE APOYO A LOS EMPRENDEDORES

EL CONTRATO INDEFINIDO DE APOYO A LOS EMPRENDEDORES

Después de superar el proceso de selección para trabajar, a muchos trabajadores les ofrecen un contrato indefinido, pero de la modalidad “contrato de apoyo a los emprendedores”. En los últimos meses ha habido muchos casos y solo durante el último mes de noviembre se firmaron más de 25.000 contratos de este tipo en toda España.

Según valoraciones del Ministerio de Empleo, esta modalidad está teniendo buena acogida y fomentando el empleo indefinido de calidad, tanto a jornada completa como a parcial. Este tipo de contrato puede utilizarse para contratar personal por parte de los empleadores, siempre que tengan menos de 50 trabajadores en el momento de la contratación.

El mismo tiene importantes bonificaciones e incentivos fiscales, pero sobre todo tiene una particularidad:  El periodo de prueba tiene una duración de un año.

Eso sí, este tipo de contrato no tiene casi ninguna ventaja para el trabajador.  Al menos, directa.

Durante un año, la empresa es libre de poner fin al mismo en cualquier momento, sin necesidad de que exista una causa justificada. Tal y como sucede en general con los periodos de prueba en los contratos de trabajo, no es necesario justificar el motivo por el que se decide no contar más con los servicios del trabajador.

La única obligación de la empresa será comunicarle al trabajador, por escrito, que finaliza la relación laboral por “no superación del periodo de prueba” y poner a su disposición el finiquito, es decir, la parte de la nómina que tuviera pendiente de cobrar del mes en curso, más las vacaciones no disfrutadas, si las hubiere, y el prorrateo de las pagas extraordinarias que no hubiera cobrado el trabajador. Además, en este tipo de contrato, aun siendo un contrato fijo, el trabajador no tiene derecho a indemnización por fin de contrato si la empresa decide poner fin durante el periodo de prueba.

Sin embargo, la realidad es que son muchos los empresarios que acuden a este tipo de contrato no tanto por las bonificaciones, sino por la flexibilidad a la hora de poder poner fin a la relación laboral, sin tener que pasar durante un año por el proceso de impugnación de despidos y pago de indemnizaciones.

Anastacia Kuzmina

Equipo Jurídico Antonio Segura Abogados



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,

ACEPTAR
Aviso de cookies